LA IZQUIERDA EN EUROPA Y EL MOVIMIENTO PROGRESISTA

lunes, 27 de junio de 2011

Por Álvaro Díez Cárcamo) Logroño, 23 de junio de 2011

Partiendo de la historia del movimiento desde la caída del Muro de Berlín, se hace un estudio de su funcionamiento hasta el futuro de la izda. tanto como partidos como movimientos sociales.

El paralelismo de izquierda como sinónimo de socialismo y este de democracia, quedó demostrado que no funcionaba como tal, de modo q se plantea demostrar el paralelismo en sentido revertido.

Se trataron los errores de la no implicación con el movimiento obrero, la falta de visión del futuro colonialismo, el tema de las distintas etnias, la identidad ideológica, los nuevos problemas de la sexualidad, relaciones familiares, la religión…

La izquierda se plantea la posibilidad de: lucha a través de los partidos y lucha en la calle, a través de los movimientos progresistas.

Ha quedado demostrado con el ejemplo reciente del 15 M que el movimiento progresista es diferente al partido político. En Grecia, Portugal, etc. , están surgiendo los movimientos ciudadanos más allá del parlamentarismo.

El problema perpetuo de la izquierda ha sido siempre el ser heterogénea. Así como el de los partidos es el de ser un mero vehículo de propaganda electoral. Las bases de los partidos deben ser más creativas, con más ímpetu. Los partidos surgen como incapaces de convocar y de proponer.

Al tratar la relación de la izquierda con la democracia, surge la única preocupación por el Estado del Bienestar y los derechos fundamentales y así la izquierda ya no nos hemos preocupado por más temas.

Con el final del s. XX, hay un cambio social de las reglas del juego trazadas por el capitalismo y la ley del mercado. Y con ello surge la duda de si el liberalismo o el neoliberalismo están capacitados para innovar.

Se pasó a hablar de las Revoluciones de la Izquierda. De la separación de Estado y Gobierno, una reforma total a todos los niveles con nuevas labores de los partidos con la convocatoria de foros o asambleas abiertas a la sociedad civil. Se hace hincapié en que siempre se debe estar hablando en nombre de dicha sociedad civil, no del partido, se exigían responsabilidades a los políticos que nos representan. Surge así el concepto de Laboratorio de Ideas Democráticas. Hay que replantearse la llamada de las bases trabajadoras, etc.

Esas reivindicaciones es triste que las tengan que hacer grupos no vinculados a un partido político.

Existen otros problemas como son la aceptación de elementos liberales o neoliberales. De ahí el surgimiento del Revisionismo o Neo-Revisionismo, y de una Nueva Izquierda que se decanta por la eliminación del capitalismo, del individualismo, la democracia real o bien CIVILIZAR EL CAPITALISMO.

Otro gran problema es el del cambio de cargos políticos. En países del sur de Europa, sabrían nombrarnos a nuestros líderes por sus muchos años de permanencia, nosotros tenemos difícil recordar a los de otros países del norte porque cambian más.

Hay una idea de políticas paternalistas del Estado. ¿Se preocupa la socialdemocracia de la globalización y de la sociedad en la que nos toca vivir? ¿Existe una vigencia actual de los términos derecha e izquierda? ¿Se preocupan las políticas actuales de temas como el ecologismo, las desigualdades, etc.?

La llamada Tercera Vía aboga por la Igualdad, la Libertad y la Justicia Social, pero ¿quién tiene las responsabilidades frente a la defensa de esos derechos? Hay que ocuparse además del tema del pluralismo.

Hablando de la IZQUIERDA EUROPEA, nos centramos en un partido que es el socialista, que cuando se preocupa más de lo social, se ocupa menos de lo económico. Se ha dado un cambio marcado por la renovación de la conciencia individual y colectiva.

Se debe tender a favorecer un pensamiento crítico, innovar, cambiar el lenguaje, ser ambicioso, tener una visión de futuro, se deben proponer alternativas, debe huirse de un partido que no escuche. Debe favorecerse la formación y la cohesión social.

Se reivindica la Constitución Europea. Debe desarrollarse un modelo social en Europa, donde se fomente la economía del conocimiento. Creer en una Izquierda Próspera. Ahora es el momento de afiliarse, para aportar, no para restar. Hay que apostar por superar el tema de los mercados.

Nunca se ha realizado un debate de dirigentes de izquierda a nivel europeo, cuando la derecha siempre está haciendo referencia al partido popular europeo.

Hay que dejar de lado la manipulación desde los partidos políticos.

¿Qué debemos buscar en la Izquierda?:

1. Una definición de objetivos comunes a nivel de toda Europa y defenderlos.

2. Tener unos principios comunes.

3. Elaborar una práctica adecuada y manejarla con ecuanimidad.

4. Veracidad y coherencia.

5. Planteamientos moderados.

6. Objetivos marcados por la libertad e igualdad.

7. Paridad, laicidad, etc.

Ante la falta de discurso actual, recurrimos a hablar de la agenda 2000 de Felipe González, o la agenda 2010. El gran reto de la Izquierda es gobernar dentro de la Globalización, humanizándola o democratizándola. Volver a ilusionar, crear un partido abierto, sugerente, participativo, ilusionante…

Siendo el Modelo Socialista el mejor modelo político imperante, se ha estancado, no tiene visión de futuro, de ahí que surjan movimientos alternativos.

Terminó con una emocionante frase de F. Mitterrand, alusiva a nuestro sello de identidad del puño y la rosa, el esfuerzo y el trabajo como los valores de nuestro partido.

A lo largo del debate posterior, se trataron cuestiones, por parte de los compañeros, sobre el movimiento 15 M y su imposibilidad de constituirse como partido político, la necesidad de representantes en los partidos que no sean políticos profesionales, sino personas referentes para los compañeros y que todos puedan llegar a las agrupaciones. El acoso del FMI y del capitalismo a países como Grecia, Portugal, España. El Gobierno está pillado por la Banca porque ésta ha perdonado créditos, se da la necesidad por ello de mover el banquillo y separar el partido del gobierno

Se apeló a que el partido debe estar vinculado a la sociedad civil, porque los militantes formamos parte de ambos grupos y por lo tanto, debemos exigir que nos representen como ciudadanos. La crítica que se hace por parte de algunos es que se tiene a veces mucha formación, por parte de esos representantes, y menos valores democráticos, sindicales, etc..


0 comentarios:

Publicar un comentario